Yoga

   Hace ya un tiempo que no lo practico porque soy bastante vaga, pero las temporadas que me lo propongo en serio consigo ser muy formal y asistir a todas las clases. El año que estuve estudiando las oposiciones no tuve tiempo de asistir aunque me hubiese venido fenomenal y este año no me ha apetecido ir a las clases, debo ser sincera.
   De vez en cuando es bueno que nos demos un descanso de todo, incluso del Yoga aquellos que lo practican de verdad, pero después de practicar unos cuantos deportes y asistir a varios gimnasios, para mí es uno de los deportes más completos, ya que se trabaja cuerpo y mente, ya se que es un tópico pero es así.
   Gracias a las relajaciones y asanas he aprendido a controlar mi respiración, algo que considero muy importante para controlar las emociones y sentimientos. Por lo menos en mi caso ha ido una cosa unida a la otra, ya que al conseguir controlar mi respiración consigo relajarme en momentos de tensión y como además estoy pendiente de controlar la respiración no suelo hablar, lo que conlleva a que en la mayoría de las ocasiones no diga cosas de las que después me pueda arrepentir.
   En cuanto a la parte física, todo el mundo relaciona el Yoga con la relajación y esa es una parte muy importante de la práctica pero no la única, ya que el cuerpo se va modelando y en ocasiones hasta se pueden llegar a tener agujetas (dolores musculares).
   Lo recomendable es asistir a centros en los hay profesionales que nos enseñen las técnicas y las posturas adecuadas para cada uno de nosotros, pero una vez que has aprendido a realizar el saludo al sol, es un ejercicio muy completo que se puede realizar en casa a diario.
   No os quiero convencer de nada que no os apetezca hacer, pero quienes no hayan asistido todavía a una clase de Yoga, les recomiendo que lo hagan y verán qué sensación más plácida se tiene cuando se acaba la clase.
   Un beso

Comentarios