Love Actually

   ¿Ver una película ambientada en la Navidad en pleno verano? ¿Y por qué no? A pesar de que sólo de ver la ropa que llevan puesta entren sudores, es perfecta para cualquier día del año.
   Love Actually la he visto ya varias veces y siempre lloro cuando se dan un beso, cuando se dicen lo que realmente sienten, cuando están tristes o cuando están contentos... Es de esas películas en las que casi me se los diálogos de memoria pero sigo viéndola y sigo descubriendo cosas que en la primera, segunda o tercera vez que la he visto no me había fijado.
   Y es que el amor es tan maravilloso, no sólo el de pareja, el que tienes a tus padres, hijos, sobrinos... a tus animales de compañía que son los únicos que nos aman incondicionalmente, sin esperar nada a cambio.
   Algo por lo que también creo que me gusta a mí y a mucha otra gente esta película es porque nos vemos representados en uno o varios de los personajes o conocemos personas que han pasado por situaciones parecidas. Siempre ha habido un jefe guapo al que nos gustaría besar, o un compañero de trabajo que nos atrae, o el novio guapo de una amiga que te hace pensar qué tiene ella que no tenga yo... ¡Ah! y quién no ha dejado todo por ir a pasar un rato con un buen amigo o amiga, esto también es amor.
   Todas esas cosas que pasan en la vida real pero que no vemos y que cuando las llevan a la gran pantalla nos hacen ver todo un poco más claro y nos ilusionan porque vemos que nuestras vidas también son películas maravillosas.
   Un beso


Comentarios