El vestido

   Este vestido que voy a llevar hoy siempre ha sido "el vestido" porque cuando he tenido algún evento al que acudir y no sabía bien que ponerme o no me apetecía comprarme siempre me ponía este. Todos tenemos una prenda que es nuestra preferida porque es útil en cualquier momento y te saca de muchos apuros.
   A mí este vestido me ha servido para tres bodas, dos bautizos, varias Noche Viejas y bastantes sábados por la noche y seguro que alguna cosa más que ahora no recuerdo. Por eso es "el vestido".
   Lo compré para la boda de una amiga, se casó un fin de semana como este aunque no era día 4. ¿Hace cuánto? pues no lo recuerdo, soy malísima para las fechas, pero creo que hace ya 10 años, en muy pocos años se casaron casi todas mis amigas y tengo bastantes vestidos de esa época que sigo utilizando casi a diario.
   El secreto para la que la ropa de boda nos sirva después para salir un sábado o para ir a un evento imprevisto, desde mi punto de vista, es que debe ser clásico, sin muchos adorno y con una largura por la rodilla que hacen que los puedas llevar tanto de día como de noche.
   Este vestido es de Adolfo Domínguez, lo que más me gusta el cuello halter que deja al descubierto los hombros y la largura por la rodilla, también la cascada de lentejuelas lilas y moradas que lleva por el lado izquierdo y que son casi inapreciables pero que cuando camino le dan brillo al vestido. No se cuánto tiempo más podrá durar porque quizás este sea su último verano, el pobre ya lleva demasiados lavados, pero aún así sigue casi como el primer día.
   Os recomiendo las rebajas de Adolfo Domínguez porque son buenísimas antes ya ahora, este vestido cuando lo compré costaba en pesetas 60000 que son unos 350€ y lo compré en rebajas por 15000 unos 90€. ¿Buena compra verdad?
   Un beso

Comentarios

  1. Oye tía, tú cuánta ropa tienes? me gustaría para mí.Sigue con el blog, soy muy cotilla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia