Cowgirl

   Y el frío llegó de pronto, sin que nadie lo esperase. No es necesario ponerse los abrigos todavía pero la verdad es que la ropa de verano ya me no apetece por mucho que me guste. Y tampoco apetece ir con sandalias ni bailarinas, ya apetecen zapatos cerrados y calcetines aunque sean finos.
   Hice el cambio de armario y descubrí que me flataban zapatos cómodos para el invierno, tengo botas altas con tacón y sin tacón y botines y zapatos con muchísimo tacón, pero nada para esos días en los que por el motivo que sea los tacones no están hechos para mí.
   ¿Qué hice? Pues me fui a comprar calzado cómodo, fui sin una idea clara de qué tipo de calzado quería y cuando los ví descubrí que había encontrado algo que llevaba mucho tiempo queriendo comprarme pero que o por vergüenza o porque no encontraba lo que me gustaba no me había comprado hasta ahora.
   Ahí estaban en la mesa, a la altura de la mano para que los pudiera coger, tocar y probármelos. Unos botines de estilo cowgirl con flecos en los lados de Mustang. Cuando me los probé me parecieron comodísimos pero como todavía no los he llevado no os lo puedo decir, así que cuando los estrene os contaré y además os los mostraré con algún look.
   Además de las fotografías de los botines os enseño las de la caja que me parece que es preciosa y que si sobrevive a los botines la forraré con papel por dentro y la utilizaré para guardar cosas.
   Un beso









Comentarios