Bolígrafo Swarovski

   Aunque lo parezca no lo he hecho a propósito en absoluto, pero esta semana os voy a hablar de algunos de los regalos que me han hecho mis alumnos por tercera vez. Y como os digo no es algo que haya planeado, ha surgido solo; y no es porque no tenga cosas que mostraros porque tengo muchísimas, es simplemente que ha idos surgiendo y ya está.
   Soy muy cuadriculada, me gusta tener las cosas muy ordenadas y tengo las fotografías guardadas por orden alfabético, así que como he terminado con todas las cosas que os puedo contar de la letra A, de momento, pues estoy continuando por la B y por este motivo os muestro hoy este bolígrafo.
   Como ya os he dicho este bolígrafo con cristales de Swarovski me lo regaló otro de mis alumnos, y me encanta. Además la historia de este regalo es muy bonita por lo menos para mí. La mamá de este niño es esteticista y habitualmente suelo ir a que me haga tratamientos, un día mientras me hacía uno de los tratamientos comenzamos a hablar de las vacaciones; hablamos de Austria, de lo que nos gustaría ir y de lo bonito que sabemos que es.
   En medio de la conversación hablamos de la fábrica de Swarovski, más bien de que uno de mis compañeros de trabajo había estado allí y se compró un bolígrafo precioso, con muchísimos cristales que brillaban cuando les daba la luz directa del sol, y comencé a soñar diciendo que me gustaría hacer ese viaje y comprarme en él ese boli que tanto me gustó.
   Pues esta conversación la tuvimos a final de invierno o principio de primavera y cuando llegó el inicio del verano y con él el final del curso, esta mamá me trajo como regalo el maravilloso y preciosos bolígrafo de cristales de Swarovski que yo tan emocionadamente le había descrito. Un auténtico cuento de hadas.
   Un beso,



Comentarios