Un día especial

   He estado unos días sin escribir en este blog en el que tanto me gusta escribir porque unos días no he tenido tiempo y otros no he tenido ganas. Hoy es uno de los días que no tenía ganas de escribir pero he pensado que ya valía de gandulear.
   Estos días no tenía ganas por vagancia pero hoy es porque estoy enferma, he cogido una gripe suavecita, o eso es lo que espero, pero como es un día especial, el más especial del año para mí, debía escribir.
   Hoy es mi cumpleaños y a pesar de la gripe lo he podido celebrar un poquito, esta mañana me he ido con mi madre de tapeo y ayer salí a cenar con mis primos y primas, sólo me falta celebrarlo con mis amigas y ya estará celebrado como debe ser con todo el mundo.
   Este año todavía no me han llegado los regalos pero no me importa, ya que tal y como está la situación ahora creo que es mejor poder celebrarlo y y estar feliz con ello. Por esto os enseño este regalo que me gusta tanto principalmente por el valor sentimental y que me regaló mi madre hace ya bastantes años.
   Es un reloj de Tommy Hilfiger de acero que tan sólo llevo para trabajar o cuando voy con hora a algún sitio como el médico o a clase... El pobre ya está muy rayado y quizás tenga que cambiarle el cristal porque lo llevo fatal de algún golpe que me daría, pero de momento funciona tan bien que no me apetece cambiarlo por otro.
   Un beso



Comentarios