Mi caballito de mar

   Una de mis canciones preferidas es Tardes de Amaral y entre otras cosas es porque en el estribillo dice "mi caballito de mar". Estos animalitos tal dulces me gustan desde la primera vez que los vi de pequeña, con 6 o 7 años, en el acuario de San Sebastián. De hecho me gustan tanto, que el único tatuaje que llevo de momento es precisamente un caballito de mar.
   Tan pesada debo de ser con los caballitos de mar que no hace mucho mi madre me sorprendió con un regalo especialísimo. Yo la veía con el ganchillo haciendo algo pero sin una forma muy determinada, de hecho hasta que la labor no estuvo terminada no pude descubrir de qué se trataba.
   Y... oh sorpresa, era un caballito de mar hecho a ganchillo y además del color que más me gusta, el rosa. Pero no sólo eso, lo enmarcó con una foto de mi perrita Cleopatra, nuestra princesita, en la terraza de casa.
   Mi madre me lo hizo porque me quiere mucho, lo digo porque le costó bastante conseguir que pareciese lo que era y tuvo que deshacerlo bastantes veces hasta que consiguió que el caballito saliese perfecto.
   Un beso,
 

Comentarios

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia