Revuelto de patatas y bacalao

   Cuando era pequeña no comía más que unas cuantas cosas que me gustaban y algunas más que me obligaban a comer mis padres. Todavía recuerdo el día que mi madre me metió en la boca un caracol con pan y intentando engañarme diciéndome que era chicha; lo escupí porque aquello no era chicha, era demasiado blando para ser chicha, por suerte ella se rió y nunca más me ha obligado a comer caracoles. Sigo con mi repelús por los caracoles, incluso ha aumentado porque antes me gustaba que me andasen por la mano y ahora hasta eso me da asquillo.
   El bacalao es una de esas cosas que cuando era pequeña no comía y que me sabía fatal que me dijeran que cuando fuera mayor me gustaría. Pues a esos que me lo dijeron debería darles la razón ahora mismo, pero no pienso reconocerlo delante de ellos, porque le bacalao es algo que me encanta.
REVUELTO DE PATATAS Y BACALAO
   INGREDIENTES: 1/2 kg de patatas, 1/2 kg de bacalao, 1 cebolla, 3 huevos y aceite de oliva.
   PREPARACIÓN: Deja el bacalao durante 24 horas para que se desale cambiando el agua cada 8 horas aproximadamente (esto deberás hacerlo el día anterior) o bien compra bacalao ya desalado.
   Pon aceite en una sartén y fríe la cebolla a fuego lento hasta que se dore pero sin que esté crujiente, sólo dorada y blandita. En otra sartén fríe las patatas cortadas a rodajas como si fuesen para tortilla.
   Cuando la cebolla esté hecha agrega el bacalao desalado y desmigado y déjalo a fuego lento dándoles vueltas para que no se haga demasiado.
   Una vez que las patatas estén hechas añadimos en esta sartén el bacalao con la cebolla, bate los tres huevos y los echas por encima revolviendo bien para que no sea una tortilla, sino lo que queremos, un revuelto. Procura que no se haga mucho el huevo para que quede jugoso.
   Espero que os guste y buen provecho.
   Un beso,





Comentarios